Cuando llegué a Malta en el año 2010 la emoción de ver agua tan cristalina no podía conmigo y a pesar de que casi todos los días llovía yo me decía a mi mismo “tengo que aprovechar e ir al mar” pues ya ves, mejor que no lo hubiera hecho.

bahia de bugibba llluvia en bugibba bugibba snorkeling

El primer mes pasó en vano y no pude ir al mar, la verdad es que el viento era horrible y todos en el trabajo me decían, “Jorge, no lo hagas porque varias personas han desaparecido” así que desistí y me dediqué a buscar un sitio dónde poder lanzarme.

Claro que para aquel entonces no tenía la más mínima idea de qué lugares eran los más idóneos para hacer snorkelling y cometí un error que quisiera compartir con todos. Decidí que el mejor punto para hacer snorkelling era en la Buggiba.

Si alguna vez has ido a Malta sabrás que Bugibba es uno de los peores puntos y que las mejores costas para hacer snorkelling están al otro lado de la isla. Pues bien, yo no pregunté y decidí hacer snorkelling en un día nublado (que terminó siendo lluvioso)  y con olas que no me dejaban si quiera respirar por el tubo. La gente que pasaba me veía desde arriba y a pesar de que sé nadar un señor bajo la colina y me dijo “¿estás bien? ¿Necesitas ayuda?” y yo entre olas que venían e iban y que no me dejaban tranquilo le dije, no señor muchas gracias.

Al salir del agua me di cuenta de la estupidez que había cometido, el traje de submarinismo que recién había comprado se había roto al hacer contacto con una roca y mis manos estaban todas cortadas por las rocas.

Así que les digo, no cometan la misma locura que yo y no se atrevan a saltar al agua a menos que sea verano o que al menos sepan la profundidad del agua, que tipo de rocas y si es posible que al menos tenga una entrega y salida fácil del mar en caso de emergencia.